¿Conoces a tu guerrero interior?

Todos tenemos una esencia guerrera y luchadora que emerge en los momentos de necesidad y adversidad, este “guerrero” vive dentro de nosotros, de todos nosotros, y la manera de mantenerlo vivo y a nuestro lado día a día es “alimentarlo” saliendo de nuestra zona de confort.

La “zona de confort” es aquel lugar en el que nuestra vida “muere” aun siguiendo con vida, es esa zona fuera de todo riesgo en la que encontramos una comodidad que convierte nuestra vida en una rutina insípida, sin motivaciones ni estímulos. Esta zona no solo hace que nuestra vida se vaya sin pena ni gloria, si no que además, hace que nuestro “guerrero” interno nunca despierte y se quede olvidado hasta el punto de casi desaparecer. Como decía Neale Donald Walsch “Life begins at the end of your confort zone” (La vida comienza al final de tu zona de confort).

¿Cómo puedo mantener a mi “guerrero” activo?

La respuesta es simple, cada día de tu vida tienes que plantearte retos y superarlos, hay muchas maneras de retar a nuestro “yo”, desde completar un entrenamiento en el menor tiempo posible, leer un libro en un tiempo record, hacer nuestro trabajo laboral mejor y más eficiente, lavarnos los dientes con nuestra mano menos diestra…etc. La lista es infinita y cada uno de nosotros, en el ámbito en el que nos encontremos, independientemente de las tareas y vida que llevemos, podemos siempre desarrollar a nuestro “guerrero”.

Plantéate destruir tus bloqueos internos, todos nosotros estamos llenos de bloqueos y miedos que no nos dejan avanzar en nuestro día a día y solo nos llevan al arrepentimiento y la decepción. ¿Te da miedo bailar? ¿tienes miedo al fracaso? ¿Te cuesta relacionarte? ¿Te consideras torpe?… apúntate a clases de baile y socializa a la vez que aumentas tus habilidades como coordinación, destreza, sentido kinestésico…etc., no será fácil en un principio, pero la satisfacción merecerá la pena, y lo mejor de todo es que, la fuerza que ganara tu espíritu tras superar estos bloqueos te motivara y ayudara a vencer otros, del tipo que sean.

Un ejemplo claro son las Artes Marciales tradicionales, antes de que la lucha se convirtiese en un negocio, los maestros usaban las artes marciales para desarrollar las cualidades del ser humano, cualidades como compasión, determinación, coraje, respeto, constancia, afán de superación, paciencia…etc. Estas cualidades, una vez desarrolladas e interiorizadas en nuestro “yo”, las podemos aplicar a cada cosa que hacemos, trabajo, familia, adversidades, contratiempos…etc. Y no olvides que, irónicamente, por norma general todo aquel que empieza a aprender un Arte Marcial es por miedo, nuestro “ego” tiene varios tipos de miedos, hay gente que tiene miedo a recibir golpes, también los hay que no temen al dolor, pero temen perder o temen sentirse débiles, pero tanto unos como otros, salen de su zona de confort y luchan por eliminar esos bloqueos para eludir el sufrimiento. Día a día alimentan su espíritu, entran en consonancia con su “guerrero” interior.

Cuanto mayor es tu espíritu, mejor es tu vida en cuanto a calidad y logros, pues nuestras cualidades de “guerrero” nos llevan a luchar por lo que queremos una y otra vez, a arriesgarnos a hacer aquello que realmente queremos hacer, a hacer que nuestros sueños pasen a formar parte de nuestra realidad, sin permitir que las dudas o el miedo nublen nuestro juicio y nuestras decisiones, además de la eterna satisfacción de ser mejores día a día, humanos más completos, en definitiva, seres invencibles, ya que una persona que persevera y no se rinde, es una persona a la que la vida no puede vencer.

Mantén a tu “guerrero” fuerte y vivo, deja que tu espíritu se desarrolle y crezca, y permite que tu luz ilumine a todos los que están a tu alrededor.

FMS.

NO ESPERES MÁS

Si todavía no estas registrado en FitMaker System, Regístrate gratis y empieza YA!